Matriarcado

Hay días difíciles de definir. Son esos días en los que vives un cóctel de emociones tan grande que desborda tu capacidad de gestión.

Admiro a mi madre profundamente. Con mi abuela siempre tuve una relación difícil.

Parece que el matriarcado domina mi familia y he de ir pensando en mi papel. Hasta ese momento, tengo que aprender a lidiar con una familia difícil, una situación complicada que hace que retorne mi yo indefensa y que emerja la leona que protege a su cria ante una situación que reconoce de peligro físico o emocional.

En momentos así aprendes a valorar lo que tienes. Valoras cada amigo, cada apoyo, cada muestra de cariño y comprendes muchas de tus decisiones vitales.

No hay nada como volver al hogar para aprender.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: