Caricias al corazón

Después de un largo día en el que todo tuvo prioridad menos ella, por fin sucedió. Quince minutos de paz y tranquilidad, la hora mágica del baño en la que podía cuidarse, mimarse y recordar qué es ser mujer y no sólo madre.  Tras la rutina diaria se dirigió a la cama. Como cada noche, …

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora