Echando de menos que el tiempo se detenga

Hay momentos en los que el tiempo se detiene. Mi cabeza acurrucada en el hueco de tú cuello. Mi nariz acariciando tu piel mientas tu olor viaja hasta mi cerebro para convertirse en recuerdo. Mis brazos rodeando tu cuerpo intentando hacer eterno ese instante. Mi pecho contra el tuyo queriendo ser uno. Porque aunque no …

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora